Cómo conseguir una bonita decoración de estilo nórdico en tu hogar

Si hay un estilo decorativo que esté pegando fuerte en los últimos años y que no tenga pinta de pasar de moda es sin duda el nórdico. Con inspiración en el norte de Europa, la decoración de estilo nórdico busca crear espacios abiertos en los que predominan los colores claros y el uso de materiales naturales como la madera de haya o de abedul. Si te gusta esta tendencia decorativa y quieres aplicarla a tu hogar te contamos algunas cosas que debes tener en cuenta.

Potencia al máximo la luz natural

Uno de los elementos imprescindibles para crear ambiente en los interiores escandinavos es la luz. Esto es totalmente entendible si tenemos en cuenta que en los países nórdicos es algo muy preciado al tener pocas horas de sol al día. De manera que una de las premisas a seguir es conseguir la mayor cantidad de luz natural posible.

Esto puede hacerse con grandes ventanales, colores claros como el blanco que reflejen la luminosidad o lamparas y focos de luz para iluminar las zonas oscuras. Así conseguirás más claridad en las estancias y la sensación de tener más luminosidad de la real incluso con falta de luz.

Muebles de madera de colores claros

Usa siempre una base de colores claros

Si hay algo que caracterice las decoraciones nórdicas son los colores claros. Combinados con otros más fuertes o con elementos naturales como la madera. Pero siempre debemos usar un tono neutro como base para el resto de la decoración

Puedes colocar un sofá en un tono claro como mueble predominante o una mesa larga de madera pintada en blanco si estamos hablando de un comedor. Basándote en este elemento puedes continuar con la decoración creando distintos ambientes en los que el protagonismo se vea compartido con algunas notas de color o con la combinación de distintos muebles nórdicos.

Combina materiales naturales y plantas con el color blanco

Los interiores nórdicos o de estilo escandinavo son siempre espacios en los que lo natural tiene una gran presencia. No olvidemos que esta cultura proviene de los vikingos, que eran unos amantes de la naturaleza y cuya mitología se basaba en ella. Por lo que esta reminiscencia de dar importancia a la madera, el fuego o las plantas sigue viva en este estilo de decoración.

Prueba a poner algún mueble de madera de haya o bien si tienes una cómoda de color blanco adórnala con plantas naturales que hagan la estancia más acogedora. En caso de que tengas chimenea en casa, también la puedes integrar en la decoración como uno de los elementos principales.

Cómoda de color blanco

Aporta un toque distinto con complementos de estilo escandinavo

En caso de que ya tengas tu casa montada y no quieras deshacerte de tus muebles pero si cambiar el estilo también puedes conseguir un toque nórdico de manera relativamente sencilla. Puedes comenzar variando los complementos y centrando la decoración del hogar en tonos claros. De este modo, elige nuevos accesorios, cojines, espejos y elementos decorativos que encajen con una línea más sobria.

Son fundamentales los complementos de madera natural, así como los textiles sin tratar. También puedes probar a colocar alfombras de colores claros que aumenten la claridad de la estancia o cuadros de estilo contemporáneo.

Deja que los muebles y las piezas decorativas respiren

A nadie le gusta una casa en la que los muebles se choquen y no seas capaz de moverte con agilidad. Pero esto en decoración de estilo nórdico es otro de los puntos fundamentales. Todos los elementos que compongan una estancia deben tener su propio espacio y permitir que los muebles respiren.

En este caso menos es más. Es más importante poner el foco de atención en un mueble que llenar todo el espacio con elementos distintos. Además, de nuevo, una decoración que deja espacio a sus componentes da una sensación de mayor amplitud y menos claustrofobia, sobretodo al prevalecer los tonos claros sobre los oscuros y potenciar la luz.

Decoración nórdica

No te olvides de dar un toque de color

Si hablas con cualquier diseñadora de interiores para que te asesore sobre cómo hacer una decoración nórdica siempre terminará con este consejo. Es importante aportar algún elemento que rompa con la neutralidad del espacio. Y la mejor manera de hacerlo es aportando algo de color. En este caso no estamos hablando de colores neutros sino de algo que destaque.

De hecho el negro es otro de los colores más usados en este estilo decorativo aunque parezca contradictorio. Pero siempre como complemento y nunca como tono principal de una estancia. Así que líate la manta a la cabeza y aporta un toque diferente con un complemento que rompa con la monotonía de los colores claros.