Cómo elegir la mesa de trabajo perfecta

Nos guste más o menos, pasamos muchas horas al día sentados delante del ordenador, bien sea trabajando, jugando al ordenador o viendo cosas en internet. Por eso disponer de una mesa de despacho adecuada es fundamental para poder realizar estas tareas cómodamente.

Todos estamos de acuerdo en que, especialmente cuando se trata de trabajar, contar con un espacio adecuado es lo primero que necesitamos. Sin embargo, a la hora de comprar una mesa de escritorio podemos encontrar muchas opciones y no todas se adaptan a nuestras necesidades particulares. Te damos las claves para elegir la mesa de despacho con el diseño perfecto.

1. Piensa en el espacio de trabajo que necesitas

Antes de nada lo primero que tenemos que considerar es el tamaño de mesa mínimo que necesitamos para poder desarrollar la actividad de manera cómoda y práctica. Es decir, hay que considerar el tamaño de los objetos que utilizamos y en el espacio que necesitamos para escribir o manejar documentos entre otras cosas.

Es recomendable ser realista, ya que un mal cálculo puede hacer que nos decidamos por una mesa de despacho demasiado pequeña en la que no podamos trabajar con comodidad. O bien pecar de exagerados y optar por un tablero muy grande en el que no tengamos las cosas al alcance de la mano.

Estas son las cosas que deberías tener en cuenta:

  • El tamaño de tu ordenador. No solo la pantalla es importante, sino también tener en cuenta si necesitas un espacio para colocar el CPU, el tamaño del teclado o si trabajas con un disco duro externo.
  • Si manejas documentos en papel. En caso de que necesites un lugar para escribir o para leer documentos tendrás que reservar un espacio más grande que un A4 para poder hacerlo.
  • Tus necesidades de almacenaje. Por otro lado, es posible que trabajes con expedientes, planos, calculadora o cualquier otro accesorio. Pues bien, necesitarás un lugar donde guardarlos. Puede ser una cajonera o unas bandejas para documentos, pero tienes que considerar ese espacio.
  • Si tu actividad tiene algún requerimiento en especial. Por último, si trabajas con planos grandes o varias pantallas al mismo tiempo es muy importante no olvidarnos de ello. Ya que cualquier requerimiento especial tendrá que verse reflejado en la mesa de oficina que elijas.

2. Aprovecha al máximo el espacio del que dispones

Una vez has decidido las necesidades que debe cubrir tu mesa de trabajo perfecta llega el momento de ver las posibilidades reales que tienes. Y no estamos hablando de diseño, sino del espacio que tienes disponible para los muebles de oficina. Ya que de nada sirve pensar en que necesitamos una mesa grande si el espacio en el despacho solo nos permite colocar una de tamaño reducido.

A pesar de que puedes comprar muchos muebles de despacho modernos que ofrecen distintas opciones de montaje, en ocasiones la mejor opción son las mesas a medida. De este modo con la lista de deseos que debe cumplir tu escritorio es más factible diseñar un mueble que no solo los supere, sino que además aproveche el espacio.

Aunque si la habitación donde vas a colocar la mesa de despacho es amplia, siempre puedes añadir más mobiliario para añadir funcionalidad al despacho.

Mesa de despacho

3. Ten en cuenta la altura de la mesa de despacho

La mayoría de las mesas de despacho modernas a la venta tienen una altura estándar de 75 – 80 cm. Sin embargo para poder saber si esta medida es la correcta lo mejor es sentarse y comprobar que trabajamos correctamente. Es decir, la espalda y los brazos deben estar relajados sin hacer un esfuerzo adicional para llegar al tablero.

Por lo tanto, si eres una persona más alta o más baja de lo normal es posible que esta medida no se adapte a tus necesidades. Para solucionar este inconveniente es recomendable escoger una mesa regulable en altura. De este modo será mucho sencilla colocar la superficie a la altura en la que estés más cómodo o sea más adecuada para la labor que tengas que realizar.

4. La ergonomía es fundamental a la hora de decidirse por una mesa de escritorio

La postura correcta cuando estamos sentados en una mesa de despacho, no solo tiene que ver con la altura del tablero. Son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta para tener una posición óptima que proteja daños a largo plazo en la columna vertebral. Esto se consigue eligiendo no solo la mesa correcta, sino también una silla que la complemente.

A continuación puedes encontrar una guía de los aspectos básicos que hacen que un puesto de trabajo sea ergonómico. Siguiendo estas reglas evitarás dolores de espalda o cabeza por una mala postura.

  • No es recomendable girar el cuello más de 35 grados para mirar la pantalla del ordenador o escribir correctamente.
  • La pantalla debe situarse a unos 55 cm de los ojos.
  • El borde superior de la pantalla debe quedar alineado con la línea de la vista o ligeramente por debajo.
  • Debemos contar con unos 10 cm para apoyar las muñecas frente al teclado del ordenador.

5. Elige siempre materiales de calidad para el mobiliario de oficina

A la hora de decantarnos por unos materiales u otros es importante considerar si el resto de mobiliario de oficina ya existe o si vamos a hacernos con todo. Ya que en ocasiones nos vemos limitados por los materiales del resto de muebles existentes. En cualquier caso uno de los requisitos que deben cumplir es que siempre sean materiales de una calidad excelente que aseguren su durabilidad y resistencia a largo plazo.

Mesa de madera industrial

Lo más común es elegir entre las siguientes opciones:

  • Mesas de madera. Este material es uno de los más acogedores, es recomendable si quieres crear un ambiente de trabajo agradable y clásico. Al tratarse de un material natural aporta siempre un extra de calidez a la estancia. Además, aunque pueda parecer que se deteriora con el uso con una buena protección puedes tener una mesa de escritorio para toda la vida.
  • Mesas de acero inoxidable. El acero inoxidable se puso de moda hace años para los muebles de oficina de diseño. Si bien aporta un toque de frialdad al espacio, también de modernidad. Habitualmente se combina con otros materiales como el cristal o incluso la madera. Aunque hay que tener en cuenta que si vivimos en una zona con mucha humedad puede deteriorarse rápidamente.
  • Mesas de cristal. Las mesas de escritorio de cristal son muy populares en oficinas minimalistas y quedan fenomenal en espacios pequeños ya que son visualmente muy livianas. Sin embargo, se trata de un material que hay que tratar con cuidado y que se ensucia fácilmente.

6. La estética también es importante en la oficina

A pesar de que la funcionalidad de la mesa de despacho que elijamos es un aspecto fundamental, no hay que dejar de lado su aspecto. Ya que cuando hablamos de un lugar de trabajo tenemos que tener presente que vamos a pasar muchas horas delante de ese mueble.

En la medida de lo posible es recomendable elegir una mesa que cumpla con los requisitos necesarios para trabajar cómodamente, pero que combine con el resto de la estancia. Es igual de importante el ambiente en general que creemos en la habitación que su funcionalidad. Ya que la comodidad no solo depende de la ergonomía, sino también de nuestro estado anímico. Y está demostrado que decantarnos por muebles que sean de nuestro agrado y que cumplan con nuestras exigencias estéticas hace que nos sintamos mucho más a gusto en ese espacio.